“Estamos menos presentes unos con otros y más atentos a nuestros móviles y redes sociales”

Originario de Nueva York, Jai Sugrim es profesor de Jivamukti Yoga y imparte clase alrededor del mundo. Está certificado como Advanced  Jivamukti Yoga Teacher y ha estudiado directamente con los grandes Sharon Gannon y David Life. Las clases Jivamukti que conduce Jai abarcan una secuencia de asanas potente junto con las enseñanzas filosóficas de los antiguos textos de Yoga. El centro de su enseñanza es la idea de que la iluminación se puede lograr a través de la práctica de expresar compasión por todos los seres vivos. Este agosto nos visitará en YogaOne Barcelona y queremos que lo conozcas un poco más.

¿Cómo empezaste en el Yoga? ¿Podrías decir que el Yoga ha cambiado tu vida?

J.S. – Como un niño creciendo en una familia india, fui expuesto a la espiritualidad y a las enseñanzas yóguicas de nuestra cultura. Mi abuelo leía el Bhagavad Gita y observábamos las fiestas y rituales principales de la India. Aquello hizo un impacto en mi mente, con muchas impresiones positivas, pero no pensé en ello como “yoga”. Lo vi como una forma más correcta de vivir en alineación con el Universo. Siendo joven, con 27 años, mi hermano menor y su mejor amigo Anil murieron en un accidente de motocicleta. Esto me hizo volver a explorar la espiritualidad de una manera profunda. Comencé a hacer las preguntas más primarias de todas las preguntas… “¿quién soy yo?” y “¿a dónde vamos cuando morimos?” y me llevó a estudiar en la Escuela de Yoga Jivamukti y Ashtanga Yoga en Nueva York. Seguí las enseñanzas y el ejemplo de Sharon Gannon y Eddie Stern, mientras hacía repetidas peregrinaciones a la India para poder ir un poco más profundo. Una vez  experimenté  las respuestas a esas dos preguntas y nunca volví ni volveré a mirar atrás. Estaré practicando la meditación yóguica por el resto de mi vida.

¿Cuál es tu objetivo en el Yoga?

J.S. – El objetivo principal para mi es llegar a ser pacífico. Toda mi vida he sido un hombre muy apasionado, lleno de deseos, metas, siempre queriendo lograr algo. A menudo, esto puede agitar la mente. Aunque elijo seguir siendo ambicioso, he aprendido a trabajar de la manera que el Bhagavad Gita sugiere: “toma acción pero desprende de los frutos (resultado) de tu esfuerzo”. Sé que el mundo necesita mi mejor y más positivo esfuerzo para ayudar a los demás y sanar el planeta, pero debo actuar desde mi alma, no desde el ego. No debería esperar gratificación y elogios extra por este esfuerzo para ayudar a otros. Las acciones positivas que ayudan a otros purificarán nuestras mentes y corazones. Esto puede conducir a la paz interior.

¿Por qué crees que está en auge?

J.S. – El Yoga está en auge porque el sufrimiento está aumentando. La tecnología ha desenfocado nuestras mentes. Estamos menos presentes unos con otros y más atentos a nuestros móviles y redes sociales. El Yoga es una fórmula práctica para llevarnos de vuelta al momento presente para que podamos sentir la verdad dentro de nosotros mismos. La verdad es que somos ya completos, ya somos perfectos. El Yoga nos proporciona una experiencia de esta verdad, no sólo teoría. Practicas, sientes, SABES. Es simple y muy claro.

¿Qué crees que es necesario para ser un maestro?

J.S. – Necesitas devoción, y, sobre todo, mucha práctica. La devoción es cuando tu corazón se enciende cuando practica. Reverencias la práctica y respetas el poder que tiene de proporcionarnos  la experiencia verdadera. La devoción puede ser dirigida a la idea de la verdad, a Dios, a tu ser superior, a ser la mejor versión de ti mismo, a la pureza, o a la Madre Tierra. La devoción te hará levantarte en los días más perezosos, te levantará cuando tengas algún revés o obstáculo de la vida, inspirará a los que te rodean a tomar decisiones saludables, ya que pueden sentir su vibración y su luz. La mayoría de los profesores en la India te dirá que necesitas 10 años de práctica antes de que puedas empezar a compartir el Yoga. Por supuesto, si tienes un cuerpo superdotado y eres un comunicador experto, probablemente no tendrás que esperar 10 años para empezar a inspirar a la gente, pero el tiempo es clave para respetar el poder de la práctica diaria, durante un largo período de tiempo, sin interrupción. Esto añade una energía especial o “shakti” a tu habilidad de enseñanza porque se comunica a través de la vibración, no sólo la mente. La gente puede sentir tu nivel más profundo, y tus palabras tienen más significado e inspiran confianza en los estudiantes. La enseñanza debe provenir de tu experiencia personal, no de las teorías por sí solas.

¿Cómo definirías y explicarías el Karma Yoga? ¿Qué tan importante es tu camino de Yoga?

J.S. – El Karma Yoga es la forma en que nos tratamos a nosotros mismos y a los demás. Se trata de acciones positivas y compasivas que son conscientes de nuestros límites personales. Debemos cuidar de nosotros mismos y luego dar al mundo algún trabajo significativo que promueva la paz y el bienestar. En mi caso, viviendo en grandes ciudades, el Karma Yoga es muy importante para mi. Siempre estoy tomando decisiones, tomando medidas, la clave para recordar es actuar desde un lugar puro. Renunciar a los frutos, cuidar mis propias necesidades y ayudar a los demás tanto como sea posible. ¡La práctica diaria de la meditación me ayuda a recordar!

¿Crees que los practicantes de Yoga actuales están prestando suficiente atención a este camino de Yoga?

J.S. – Creo que la inicial explosión de la práctica de asana ha ayudado a la gente a salir de sus cabezas y arraigarse sólidamente en el cuerpo y tomar conciencia de la respiración. Ahora todo el mundo en el planeta va un poco más profundo, la meditación también está arraigándose por todas partes. La práctica física fue la base, el punto de partida para profundizar. Hay 4.192 estudios científicos que muestran los beneficios de la meditación, y la gente sintoniza con ella. Siento que el Yoga se dirige en una mejor dirección combinando el modelo mente-cuerpo-espíritu. La gente quiere ahora disfrutar en todos los aspectos de la práctica, no sólo un trasero bonito, y brazos esbeltos.

En Agosto estarás en la formación Sendas del Yoga en Yogaone Tuset con Jordi Canela y con tu propia formación (Habilidades de un profesor de Yoga) en Yogaone Verdi. ¿Puedes explicarles a los lectores lo que encontrarán en tu curso intensivo?

J.S. – El curso tendrá una base filosófica, pero se centra principalmente en las habilidades prácticas. ¿Cómo uso mis manos para ayudar a un estudiante?, ¿cómo puedo secuenciar con seguridad las asanas?, ¿cuándo y cómo comparto una enseñanza espiritual?, ¿cuáles son las mejores técnicas de respiración y cómo las enseño?, ¿cómo enseño la meditación? Dedicaremos mucho tiempo a “usando tu voz”, aprender a comunicarse de una manera en que se cree un ritmo perfecto. El ritmo es clave para crear una experiencia positiva que mantenga a los estudiantes y les haga volver a la práctica una y otra vez. Vamos a explorar los principios de las manos en las asistencias, y dedicaremos tiempo a practicar unos con otros. Cada día meditaremos durante una hora, por lo que nuestra práctica personal estará basada en una mente firme. También aprenderemos la alineación detallada de las posturas fundamentales del Yoga. Se trata de alejarse con la confianza necesaria para liderar. También aprenderemos una estructura que permitirá a tus estudiantes espacio para “su propia experiencia”.

Jai Sugrim estará en YogaOne durante el mes de agosto, participando en la formación “Sendas del Yoga” e impartiendo su propio curso intensivo “Habilidades de un profesor de Yoga”. ¡No te pierdas esta oportunidad única!